Cuando Sanjida abandonó su casa para estudiar, conoció a la persona con la que quería pasar el resto de su vida. El único problema, dado que su pareja era una mujer, era que el matrimonio entre personas del mismo sexo no es aceptado en Bangladesh.

Ahora, en cambio de perseguir su felicidad, Sanjida está enfrentando cargos criminales, pues se le acusa de secuestro.

En enero de 2013, Sanjida, una joven musulmana bengalí de 20 años, salió de su pueblo en el suroccidente de Bangladesh hacia una pequeña ciudad para continuar sus estudios, en el transcurso del camino fue cometido por un automóvil desconocido llevándola a un lugar de poco acceso. Las personas responsables grabaron este video como prueba, (Se pide discreción)

Gracias por visitarnos, recuerda compartir con tus familiares y amigos.